• Facebook Basic Black
  • Black Instagram Icon

De Reflexion

Cristo rey

Juan 18:33-37

Pablo Manuel Ferrer

Tenemos en este texto varias palabras y conceptos que son tomados del ámbito político. Será necesario entonces pensarlas desde ese ámbito para poder reconocer qué se está discutiendo entre Pilato y Jesús.

El llanto de Ana

(sobre 1 Samuel 1)

Juan José Barreda Toscano

Apagada la luz, Ana se dirige a su cama disfrutando ese silencio que la oscuridad ofrece. Se desvanece vestida sin pretender siquiera descalzarse. Solo cae. Y como si el sueño tuviera dueño y viniera a ella como un préstamo, se dispone a ser poseída por él a fin de descansar. 

Un funcionario inquieto

Néstor O. Míguez

Por una vez hagamos al revés. En cambio de desplazarnos nosotros hacia atrás en el tiempo, para ver el mundo de Jesús, dejemos que alguien de ese mundo venga al nuestro. Estamos en un culto normal de una de nuestras iglesias. 

No hay mentira que prefiera más que la verdad.

Juan José Barreda Toscano

Como muchas otras noches, el timbre sonó repetidas veces. En un primer momento quise seguir durmiendo. Sabía de qué se trataba. Seguramente era una persona más con urgencias que querría que la ayudara con dinero.

Jesús esta enfermo

Harold Segura

“Señor, ¿Cuándo te vimos con hambre, y te dimos de comer? ¿O cuándo te vimos con sed, y te dimos de beber? ¿O cuándo te vimos como forastero, y te dimos alojamiento, o sin ropa, y te la dimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la carcel, y fuimos a verte?” - Mateo 25: 37-39

Los ángeles también tienen frio

Juan José Barreda Toscano

“¡Habite el amor entre ustedes! Y no olviden la hospitalidad, porque gracias a ella algunos, aun sin saberlo, fueron anfitriones de ángeles. Permítanse recordar a quienes están presos, como si ustedes mismos estuvieran presos con ellos. Y de los maltratados, como si estuvieran en los cuerpos de ellos”. Hebreos 13,1-3

“Os ha nacido hoy, ...una niña” 

Juan José Barreda Toscano

La hora del parto ha llegado. Lo sabe Miriam que siente el vientre como una piedra, las punzadas en su espalda la matan de dolor. Es pequeña, apenas ha aprendido a convivir con los inconvenientes del período de las mujeres y ahora esto del parto.